“La travesía me rompió la cabeza. Me permite enfrentar nuevos desafíos. Me siento cambiado, diferente, con más sabiduría. Lo vivido fue muy movilizador.”

Alejandro Esmerado